Amantes del ciclismo conectados

Tenemos 1713 invitados conectado(s)

Más noticias de Colombia y el Mundo
back_separt 

Image Los campeones son así

Por: Héctor Urrego C.

Fríos, calculadores, retraídos, seguros, determinados, corajudos, a veces inexpresivos pero finalmente seres humanos, de carne y hueso, con la capacidad sufrir y gozar, reír y llorar. Todo esto es lo que hemos visto en  María Luisa Calle y Santiago Botero con motivo del comienzo de los Juegos Suramericanos en Medellín.
 
Le correspondió a estos dos grandes campeones del ciclismo colombiano y mundial, brindarle a la Colombia deportivas las dos primeras preseas de oro que se pusieron en juego cuando aún no se inaugura la justa suramericana. Los dos, a cual más, llegaron al punto de partida cargados de títulos y antecedentes que eran iguales a la responsabilidad ante su publico y ante el país de intentar la victoria.

Y lo consiguieron de manera indiscutible. Con mas solvencia María Luisa y con mas dramatismo Santiago. La  rubia firme y segura desde el primer kilómetro, el gran campeón mundial en Zolder acosado por el argentino Medici y por su propio compatriota Duarte.

Botero tuvo que sacar su as de la manga en la ultima jugada, los 11 kilómetros finales " bajando " de Itagüi a La Macarena, en los que aplicó una descomunal dosis de fuerza y potencia, para descontar diez segundos de desventaja y poner 27 mas de por medio entre él y su rival gaucho, lo que demuestra que en esos últimos 11 kilómetros de esfuerzo bestial, Botero le tomo 37 segundos al campeón de hace cuatro años en Buenos Aires.
 
Para lograrlo, el antioqueño acudió a lo mejor de su repertorio, a su talento conocido y a la tecnología de punta que en su maquina fusionó a la perfección . Pero lo más importante, su potencia y fuerza física para empujar el bestial desarrollo que le permitió avanzar casi 11 metros por pedalazo y alcanzar velocidades entre los 60 y 65 kilómetros por hora en los 11 decisivos kilómetros.
 
En los dos casos, se trata de figuras indelebles en el concierto del ciclismo nacional e internacional. Ellos han contribuido hasta el día de hoy a enriquecer sus propias hojas de vida y a que el ciclismo colombiano siga manteniendo la alta dosis de prestigio y respeto de que goza en el continente y en el mundo.
 
Para fortuna nuestra, en el podio de María Luisa y Santiago, encontramos también a Paola Madriñán y Fabio Duarte, ganadores de medallas de plata en el caso femenino y de bronce en el de los hombres, para asegurar de una vez por todas la sucesión en el momento en que esta vaya a llegar.
 
Los campeones son así y el ciclismo colombiano también. Pertenecemos a una disciplina que  siempre es protagonista, que sabe de su responsabilidad en este tipo de certámenes. Ignorada muchas veces, vilipendiada otras, desde siempre, desde hace mas de 60 años el ciclismo colombiano ha sido siempre motivo de orgullo y satisfacción cuando se trata de recolectar medallas en la pista y ruta inicialmente y ahora también en el BMX y el ciclomontañismo.
 
Cuando sonó el himno de Colombia en las ceremonias protocolares, Maria Luisa Calle y Santiago Botero dejaron de ser las maquinas casi perfectas de dar pedales, para transformarse en dos seres humanos conmovidos ante las demostraciones de aprecio, cariño y respeto de miles de seguidores. Ambos cambiaron la expresión fría, distante, y sufrida de quién esta concentrado en el esfuerzo máximo, para mostrar la sonrisa mas amable y la satisfacción de saberse triunfadores una vez más. Los campeones son así.


blog comments powered by Disqus